LOT Elmgreen & Dragset

17.09.15-31.10.15

LOT

Elmgreen & Dragset transforman el espacio de la galería en una sala de subastas y en un almacén de arte. Las modificaciones visuales y acústicas acentúan la percepción de los visitantes de cada espacio, dando como resultado dos experiencias muy diferentes.

Un espacio se refleja a sí mismo desde el centro: paredes clásicas grisáceas azules, hileras de sillas negras ordenadas y dos podios negros, uno en cada extremo, simulan el ambiente de una casa de subastas duplicada. Sin embargo, no hay ningún subastador en la sala, no hay público y no se expone ninguna obra de arte. El único indicador de vida es la grabación actual de una subasta de arte contemporáneo. El sonido de las voces de dos subastadores crea un eco a lo largo del espacio, en el que se libra una guerra de pujas, un torbellino de números y nombres en el aire que convierten la misma subasta en un acto absurdo. Esta cacofonía hace casi insoportable al visitante permanecer en la sala por mucho tiempo. El título de la exposición Lot, alude al término utilizado para referirse a un único artículo o a un lote de artículos vendidos en una subasta, pero también puede significar la situación de una persona en la vida, especialmente a lo decidido por casualidad.

En el segundo espacio de la galería, uno se encuentra con tres grandes estanterías de metal llenas de diversos elementos de almacenamiento de arte, incluyendo cajas de madera, cajas de cartón, lienzos envueltos, marcos y formas abstractas. Algunos detalles de las obras de arte empaquetadas son visibles a través de las capas semitransparentes de embalaje, tales como fragmentos fundidos de partes del cuerpo o modelos arquitectónicos, pero el contenido real del almacenamiento en su conjunto sigue siendo ambiguo. Los artistas convierten así el propio almacenamiento en una obra de arte, una versión modificada y coreografiada que hace un guiño al estilo inicial del minimalismo.

A diferencia de una subasta de arte, con su meticulosa disposición y el bullicio de los comentarios del subastador, el espacio de almacenamiento constituye el espacio menos espectacular en una institución de arte o galería comercial. Oculto y fuera de la vista del público, normalmente tiene un propósito meramente práctico, no artístico. Actúa en la oscuridad como una casa para las obras de arte que aún no han encontrado coleccionista, o no han sido consideradas dignas de exposición en las salas de un museo.